En Aeges no solamente estamos interesados en la gestación subrogada, sino que queremos hacerte una serie de recomendaciones para que puedas fomentar el desarrollo infantil, y a la vez el bienestar familiar.

¿Quieres saber cómo disfrutar de la crianza de tus hijos?

Por ello, queremos compartir con vosotros 20 consejos  para que a la par de satisfactoria, puedas hacer una crianza más eficaz.

  • Aprovecha cualquier momento que puedas estar con tus hijos, y dedica tiempo de forma individual a cada uno de ellos de forma DIARIA.
  • Intenta prestar atención tanto al contacto físico como al emocional. ¿A qué nos referimos con emocional? Demuestra cariño con miradas, sonrisas, abrazos… E intenta que este tipo de contacto, se produzca de forma diaria.
  • Porque quieres a tus hijos, demuéstrales amor de una forma incondicional. Aunque rechaces las conductas que te parecen inapropiadas, acepta siempre quienes son.
  • Las rutinas, reglas y expectativas es algo que se debe de tener de forma consciente, y de una forma consistente. Es decir, teniendo tanto tu como tus hijos todo este tipo de parámetro claro.  ¿Qué les va a aportar? Para tus hijos, esto va a suponer, seguridad.
  • Al hilo del consejo anterior, tener limites y aplicar consecuencias acordes, cuando infrinjan las normas no debemos olvidar, corregirles de una forma sensitiva y a la vez en privado.
  • Deja que tu hijo tenga responsabilidades, en función de sus capacidades, y madurez. Sin presionarle con expectativas que se basan en nuestras propias aspiraciones.
  • Se un ejemplo para tu hijo, de esta forma le enseñarás a lidiar con las tensiones que tiene la vida con paciencia, conciencia y calma.
  • Procura relacionarte de una forma respetuosa y responsable con los demás. Así tu hijo aprenderá a comportarse de ese modo.
  • Deja que tu hijo se exprese, tanto sus pensamientos como sentimientos.
  • Una forma de hacer que tu hijo madure, es intentar que comprenda sus propios sentimientos, y que aprenda también a controlar su comportamiento.
  • Intenta dedicar tiempo a hablar con tu hijo, contar cuentos y también a jugar. Esto les va a ayudar a verbalizar sus experiencias.
  • Intenta que tu hijo desarrolle su destreza comunicándose, como por ejemplo así “me siento X, cuando haces Y. Quisiera Z“.
  • Ofrece a tu hijo, tu dirección y guía, así mismo apoyándole en sus decisiones.
  • No te olvides de felicitarle por su esfuerzo, y así mismo, reconocer cuando hace algo con empeño.
  • Impulsa su talento mucho más que las debilidades, y no le compares con otras personas.
  • Anima a tus hijos a jugar como diversión, impulsando mucho más el compañerismo que el “ganar por ganar”.
  • Observa a tu hijo, cómo se comunica, interactúa, y se relaciona con otros niños.
  • Enseña a tu hijo, que no está solo. Que en las situaciones difíciles siempre vas a estar con el.
  • Si es necesario, busca apoyo o ayuda profesional, los adultos tampoco enfrentamos las situaciones difíciles solos.