Recientemente ha trascendido a la opinión pública la decisión del ministro de Sanidad de Quebec, no exenta de polémica, de sufragar a través de la Sanidad Pública los costos de un proceso de gestación subrogada (¿Aún no sabes que es la gestación subrogada?). Los interesados son un matrimonio homosexual, que reclamaba la eliminación de un trato discriminatorio, pues las parejas lesbianas tienen en Canadá acceso a tratamientos de reproducción asistida por parte de la Sanidad Pública, y sin embargo no existe previsión legal para el caso de dos hombres. El ministro del ramo en ese momento, Réjean Hébert, desbloqueó el expediente de solicitud de la pareja, que ahora espera a su hijo, que llegará en pocas semanas.

En el caso concreto, un importante  actor y locutor de radio local, Joël Legendre, y su marido, han contado con la colaboración de una amiga para la gestación y un óvulo procedente de una donante anónima. Los gastos sanitarios del proceso de gestación subrogada están siendo sufragados por la sanidad pública de Quebec.

En Canadá, el proceso de “vientre de alquiler”, es legal, siempre que no medie contraprestación económica para la gestante, lo que provoca una escasez de mujeres en disposición de colaborar en un proceso de gestación subrogada, y con ello, no pocas huidas del país por parte de los padres intencionales a otros destinos donde poder acceder a una gestante que, además de aportar el deseo altruista de ayudar a una familia, reciba el estímulo económico necesario para afrontar un embarazo de un hijo que no será suyo. Los destinos elegidos en Canadá son, fundamentalmente, la vecina USA y México.

FUENTE: dosmanzanas.com