El ombligo es el canal de comunicación del recién nacido con la placenta, y por tanto el canal que emplea para “nutrirse” hasta el alumbramiento, partir de ese momento, es inútil. Muchas madres y padres primerizos sienten preocupación sobre los cuidados que deben dar a su bebé, y cómo deben tratar el ombligo recientemente cortado para una correcta cicatrización. Además, es común que se asocie la forma del ombligo al corte del mismo y a los cuidados posteriores.

¿Quieres saber más cobre consejos de maternidad?

En cuanto al cuidado del cordón umbilical, vamos a intentar aclararte algunos aspectos:

  • El cordón umbilical debe haberse cortado a unos 4 centímetros del abdomen del bebé, y sujetado entre dos pinzas hemostáticas para evitar pérdidas de sangre, en el mismo momento de su nacimiento. Dada su pérdida de funciones, durante los siguientes 8 o 10 días, el resto del cordón adherido al cuerpo del bebé se desprenderá solo (en los niños nacidos por cesárea este periodo puede alargarse una semana más). En el momento de desprenderse quedará una herida, que sanará completamente entre 3 y 5 días desde la caída.
  • Durante esos 3 a 5 días, las matronas recurren frecuentemente al uso de clorexidina, de forma profiláctica, y en menores ocasiones, al alcohol en concentración del 70%. Mediante el uso de gasas estériles limpiaremos la zona justo en el momento del cambio de pañales.
  • Existe la creencia errónea de que, en tanto que se desprenda el cordón, debemos evitar que se moje, y muchas abuelas recomiendan lavar a nuestro bebé por partes. Nada más lejos de la realidad: es preciso que esté seco, pero también es cierto que mientras se desprenda es recomendable la higiene, por lo que se recomienda el baño del bebé, con agua y jabón, y un buen secado posterior, con la delicadeza que la zona requiere en esos momentos.  
  • En cuanto a la forma del ombligo, todos hemos escuchado críticas a alguna matrona, culpándola de la forma “de botón”, del ombligo de nuestro bebé. Es un error, pues la forma del ombligo dependerá de los pliegues que la musculatura abdominal adopte en esos días, y no de la forma de cortarlo que haya tenido nuestra matrona.
  • consejos de maternidad