No vamos a engañarte, la maternidad no es fácil, y aunque muchas veces nos encantaría que nuestro bebé tuviese manual de instrucciones. La experiencia es lo mejor en estos casos, aunque nunca viene mal unos pequeños trucos, para saber cómo podemos cuidar mejor de nuestro bebé.

En Aeges queremos que tu experiencia en la maternidad, sea lo más fluida posible, y por ello, queremos darte unos “pequeños” consejos que te ayudarán en el cuidado de tu bebé.

¿Quieres leer otros post sobre consejos de maternidad y crianza?

¿Qué consejos no puedes perderte para el cuidado de tu bebé?

Como podrás ver los consejos para el cuidado de tu bebé, van a ser bastante básicos y fáciles de hacer. ¡No dudes en ponerlos en práctica!

  • Mira las orejas de tu bebé: En los hospitales aunque debería ser así, no siempre miran las orejas del bebé. Si es un problema de oído, cuanto antes se diagnostique y trate, será mucho mejor. Es una muy buena idea comprobar cada cierto tiempo que el bebé oye correctamente, y en caso de que pueda tener algún problema de audición acudir al pediatra.
  • Habla con tu bebé todos los días: Una forma de ir haciendo que tu bebé vaya desarrollando el lenguaje, es hablar con el sin ruidos de fondo, repite las palabras de las acciones que se hagan, nombres etc. Y aparte como ya hemos comentado en otros post sobre crianza, este tipo de tiempo de calidad que pasas con tu bebé ambos lo agradeceréis.
  • Cuando tu bebé cumpla un año, visita al dentista: Este tipo de visita no solamente va a ayudar al bebé sino que les dará una guía práctica a los padres, para saber cómo deben de cuidar de la salud bucodental del pequeño, y de esta forma, le estarán enseñando buenos hábitos desde el principio.
  • Intenta que la habitación del bebé esté libre de agentes alérgenos: Conviene arreglar cualquier tipo de goteras de la casa, y evitar tanto humidificadores como vaporizadores. Ya que hay numerosos estudios que demuestran que los bebés menores de dos años que se crían en ambientes húmedos, tienen el doble de posibilidades de contraer asma.
  • Casa libre de humos: Se ha probado que el humo del tabaco es el responsable de multitud de problemas de salud (cólicos, asma…). No obstante en los últimos tiempos se ha probado que los bebés expuestos al humo del cigarro también presentan mayor déficit en lectura, matemáticas…
  • Los cereales a partir de los 6 meses: Se ha demostrado en varios estudios que los bebés que fueron alimentados con cereales desde los 3 meses, han tenido mucho más riesgo de celiaquía, frente a los que comenzaron a partir de los 6 meses.
  • Enséñale signos a tu bebé: Incluso si tu bebé puede oír perfectamente, nunca está de más enseñarle algunas cosas en un lenguaje de signos básicos. No olvidemos que nuestro bebé no tiene el habla desarrollada, y esta puede ser una forma de comunicación que podemos tener. Se recomienda comenzar con este tipo de práctica a los 6 meses, aunque depende del caso del bebé en concreto, puede variar hasta los 16 meses.
  • No te olvides de tu pareja.
  • No te sientas culpable por trabajar: Lo importante es que el tiempo que realmente pases con tu bebé sea de calidad, prestando a el pequeño toda tu atención. Muchas veces esta conciencia del tiempo hace que las madres trabajadoras, pasen mucho más tiempo inter-actuando con el pequeño, que las madres no trabajadoras.