Hoy nos gustaría hablarte de consejos sobre maternidad, que seguramente nadie te ha dado.

Si quieres saber más sobre la gestación subrogada, no dudes en informarte

Disfruta de cada pequeño momento

Cuando llega el bebé, nuestra forma de percibir cada momento, se aumenta, y es bastante común oír a padres decir cosas como “mi bebé es un santo”, “solamente duerme y come” etc. Cuando el bebé cuenta con escasas 24-48 horas, y sabiendo que estas percepciones iniciales no siempre son las más certeras.

 No obstante, en casos en los que el bebé no para de llorar, tiene gases, o no duerme bien, también vamos a creer que es eterno. Y si nosotros mismos estamos faltos de sueño, estas pequeñas cosas pueden volverse “insuperables”.

Lo que es más importante, es que aprendas a disfrutar de cada pequeño momento, tanto bueno como malo, y que aprendas también que todo pasa. Y siento decirte, que el tiempo pasa muchísimo más rápido de lo que querrías. Teniendo este pequeño consejo en cuenta, aprenderás a sobrellevar tanto los buenos como los malos momentos.

El sueño lo cura todo

Muchas veces el agotamiento puede ser tanto físico, como mental pero también emocional, no obstante puede haber muchas otras razones. Absolutamente cualquier cosa puede ser esa “gota que colma el vaso” si una mujer está exhausta y necesita descansar, y dormir. Por eso no lo olvides, dormir lo curará todo.

No obstante esta etapa va a ser bastante interesante, ya que con una sola hora de sueño y silencio, nos va a compensar mucho más que varias horas hace unos meses.

Acuérdate del consejo de tu madre de “las prisas no son buenas”

Te aconsejo que dejes la puntualidad germánica para cuando tengas más pillado el truco a todas esas nuevas situaciones y vivencias que te están ocurriendo. Si has quedado a una hora, y diez minutos antes se pone a llorar, céntrate en tu bebé, y llega un poco tarde, ¡No pasa nada!. No te olvides que ahora estás viviendo una nueva vida.

No te creas SUPERWOMAN y déjate ayudar:

Si necesitas ayuda, PÍDELA, hacer sobreesfuerzos no merece la pena.  Y tampoco lo olvides, lo que más quiere y necesita tu bebé eres tu misma, no te machaques.

No te agobies, tu vida volverá a la normalidad

Aunque ahora te parezca que no tienes tiempo libre, ni rutina. ¡No te preocupes! Con el tiempo las cosas volverán a su cauce.

Ninguna mamá aunque tenga mucha experiencia es inmune al cansancio, al agobio, y a las llantinas de su pequeño bebé, no obstante, esto es normal.

Estos son los consejos de maternidad, que nadie te da, pero que son muy convenientes. Aprende a disfrutar de cada momento y sobre todo, ¡no te agobies!