Recientemente la legislación Uruguaya a recogido en su regulación sobre la reproducción asistida la posibilidad de que se recurra a la gestación subrogada (o como en algún medio local han llamado: Vientre de Alquiler), y en este momento ya hay un caso que se acoge a esta nueva norma.

Quieres ver más casos sobre maternidad subrogada.

En concreto, la legislación de aquel país permite la gestación subrogada, pero con fuertes restricciones. Así, la mujer gestante deberá ser hermana o cuñada de la madre intencional, los gametos deberán estar vinculados genéticamente al menos con uno de los padres intencionales, y debe existir un déficit de fertilidad previo. Además, está prohibida cualquier transacción económica a favor de la gestante.

Esta regulación sin duda es un paso adelante en la normalización de esta técnica de reproducción asistida, pero es considerada insuficiente por los profesionales, que lo comparan con Canadá o Reino Unido, donde esta legalización con limitaciones facilita la inscripción de hijos traídos al mundo por gestación subrogada en terceros países sin limitaciones, pero impide que las familias de clase media puedan acceder en el país, pues estas fuertes restricciones hacen que pocas mujeres quieran colaborar como gestantes.